viernes, 8 de junio de 2012

Día Mundial de los Océanos


Los océanos, las aguas profundas y el mar, representan aproximadamente el 95 % del volumen de la biósfera del planeta que habitamos, convirtiéndose así en un espacio con una diversidad biológica significativa; lo que representa un aspecto fundamental para regular el clima, a la vez que contiene ecosistemas beneficiosos para la producción de alimento, hábitats exclusivos y especies raras; en fin proporciona notables recursos naturales aprovechados por la humanidad. En este sentido, el mantenimiento y conservación de los océanos, debe convertirse en uno de los objetivos sociales más importantes de nuestros tiempos, para la preservación de las especies incluyendo la raza humana.

Sin embargo, estos espacios se ven amenazados por un supuesto desarrollo, así como por la sobreexplotación pesquera; lo que se traduce en la pérdida de especies y en la destrucción del hábitat marina.

Cabe destacar, que muchos de estos ecosistemas geográficamente se encuentran fuera del alcance de la jurisdicción de los países con los que limitan, razón por la cual se hace necesario promover su valor significativo, así como generar un esfuerzo de voluntad y compromiso de cooperación internacional, con el propósito de brindarles protección. 

A tal fin, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), ha convenido como uno de los objetivos del Milenio, la preservación de la diversidad bilógica y la reducción de pérdida de recursos del ambiente, mediante la incorporación de políticas y programas orientados en los principios del desarrollo sostenible. En este sentido, recientemente por conmemorarse este 08 de junio el Día Mundial de los Océanos, el Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, hizo un llamado de reflexión a los países del mundo, para …”frenar la sobrepesca, mejorar el ambiente marino y reducir la contaminación de los océanos.”

Por su parte, la República Bolivariana de Venezuela haciendo historia en materia de derechos ambientales, se suma a la conservación y preservación de los océanos, expresando dentro del título III, capítulo IX, de nuestra Carta Magna, valores orientados a mantener un equilibrio ecológico mediante la conservación del ambiente, enunciando deberes y derechos hacia las generaciones actuales y futuras, que conlleven a la protección y mantenimiento ambiental. De igual manera, manifiesta un compromiso por parte del Estado a fin de que éste garantice un ambiente libre de contaminación, mediante la especial protección de las aguas, las especies vivas y las costas.

En el mismo orden de ideas, en el año 2009 se promulga en Venezuela el decreto con rango, valor y fuerza de ley de pesca y acuicultura, el cual pretende contribuir al reguardo de los ecosistemas marinos, estableciendo normas y principios para la aplicación de prácticas responsables en materia de pesca, asegurar un ambiente acuático sano y seguro mediante la protección de su biodiversidad, favorecer la conservación y permanencia en el tiempo de los recursos hidrobiológicos, regulando su aprovechamiento.

Este cambio de paradigma en materia ambiental impulsado por el Estado venezolano, tiene como fin último alcanzar la suprema felicidad, enmarcada en el Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación, a través de la garantía del derecho de los venezolanos y venezolanas a disfrutar de un ambiente seguro, sano y ecológicamente equilibrado.
Kindy

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada